ActualidadCómo elegir residencia canina para mi mascota

A todos los propietarios de mascotas nos llega un momento en el que tenemos que delegar el ciudado de nuestro pequeño en alguien. Es en ese momento en el que nos damos cuenta que tenemos que buscar cuál es la mejor residencia canina de nuestra localidad. ¿Qué es lo que deberíamos buscar para decantarnos por un hotel?

Mi nombre es Ángeles Guitiérrez, fundadora de Mascohotel por propia necesidad. En su día, hace más de veinte años, me pasó lo mismo que a ti. No sabía dónde dejar a mi Yorkshire. Por este motivo te voy a dar unas cómodas pautas, para que puedas confiar en la que será segunda casa de tu pequeño, ya sea en el nuestro o en el que tú elijas. La intención de este artículo es enseñarte cómo puedes elegir entre todas las residencias caninas que existen.

Los aspectos fundamentales de una residencia canina

Para mí, un aspecto fundamental es la legalidad. No puedo confiar en que cuiden de mi mascota si no están legales. ¿Qué quiere decir eso? Cualquier residencia canina, guardería de día, hoteles caninos o como queramos llamarlos, necesitan tres cosas fundamentales de forma obligatoria:

  1. Núcleo zoológico. Es un punto muy importante, ya que es el que indica que en ese espacio puede haber mascotas. Es un número que otorga la comunidad autónoma para poder tener animales.
  2. Licencia de actividad. Súper importante. Aunque la residencia canina disponga del núcleo zoológico, si no dispone de licencia de actividad no pueden efectuar el cobro y estarían ejerciendo una actividad de forma ilegal. Para que te hagas una idea, una persona podría obtener el núcleo zoológico en su casa, pero no le darían la licencia de actividad ya que está prohibido ejercerla en un espacio no reglado para mascotas que no fueran de su propiedad.
  3. Seguro de responsabilidad civil: Este seguro lo exige la ley para cualquier negocio, hotel, residencia, peluquería.

Los tres puntos anteriores nos servirán para descartar cuidadores, hoteles o residencias que no estén legales.

¿Qué debemos buscar en una residencia canina?

Para mí, lo principal es la confianza en la empresa. Es decir, debemos fijarnos muy bien en la atención recibida, en cómo se preocupan por las necesidades de nuestra mascota, ya sea alimentación, paseos, medicinas. Sobre el papel todos somos muy buenos, ¿cómo podemos saberlo en realidad? Muy fácil, visitando las instalaciones y fijándonos en el resto de perros alojados. Además, hay pautas que podemos detectar en esa visita:

  1. Los demás huéspedes están tranquilos. Si tras pasado un rato desde que estamos en las instalaciones los perros alojados no paran de llorar, ladrar… algo raro pasa. Eso sí, siempre hay alguno que ladra, pero como buenos amitos de nuestro perro sabremos detectarlo enseguida.
  2. La atención al público no es de lunes a domingos: Es algo que me llama la atención, ¿las mascotas no comen los domingos? Para mí es fundamental y algo que reviso siempre para alojar a mis peques.
  3. Habitaciones privadas. Reconozco que soy miedosa. Me da miedo que muerdan a mis perros, y creedme que también tengo perros grandes. Busco hoteles con habitaciones privadas, como las de Mascohotel. Las habitaciones individuales no significa que el perro está solo todo el día, significa que la habitación es solo para él. En los paseos, si el perro es sociable, sale con más perros. La mayoría de los perros que necesitan una residencia canina, son perros urban, que viven con nosotros en nuestros hogares, salen a pasear, tienen amigos. Me gustan los hoteles caninos con habitaciones individuales para que tenga su espacio privado como en casa, para que no comparta alimento, para que no se sientan amenazados por otros más dominantes, porque necesitan descansar y porque no tienen que compartir su cama con un extraño.
  4. Paseos diarios. Es una de las partes más importantes para mí. ¿Hay alguien que no saque a pasear a su mascota, a disfrutar del aire, a ver cosas nuevas, olores nuevos, y que haga sus cositas? Para mí, es súper importante. Además, si puedo elegir la tranquilidad en el paseo y que otro perro no les moleste, ¿por qué no? Yo encantada y os explico el motivo. Yo tengo a Karol, que es súper sociable y le encanta salir a jugar con más perros. Pero también tengo a Troya, la cual no admite perros. En este caso los paseos son individuales, para que ningún otro perro la altere. Buscar que el trato para nuestra mascota sea personalizado es fundamental, cada perro tiene unas necesidades y cuidados específicos. Vuestra mascota es el verdadero cliente, recordad eso siempre.
  5. Posibilidad de entrega y recogida en casa. Hoy en día vamos todos acelerados y sin tiempo. Si tengo la posibilidad de que lo recojan y lo entreguen en casa, mejor. Además, os explico qué es lo que me gusta de esta opción:
    1. Al recogerlo en casa por un profesional, nuestra mascota aunque no nos conozca piensa que va a dar un paseo. Además, ha visto como han entrado en su casa y sus amitos están tranquilos, eso aporta confianza.
    2. Podemos ver las reacciones posteriores con el monitor. En nuestro caso, todos se suben corriendo a las furgonetas de Mascohotel y se lanzan felices a saludar a sus monitores.

En definitiva, podría escribiros muchas más cosas que a mí particularmente me enamoraron de mi hotel. Pero como os digo siempre, si tenéis dudas, escribidme que estaré encantada de resolverlas. Recordad que somos muchos los profesionales que formamos parte de Mascohotel, disponemos de buenas instalaciones para cuando no estáis, lo tenemos todo de forma legal y acorde con las normativas vigentes. Y, además, nuestra pasión también se ha convertido en nuestro trabajo. Nos desvivimos por ellos y por su bienestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario